20 marzo 2014

El Estado nos tortura (Entrevista a dos personas que han pasado por la prisión)


Entrevista a Nora Mitxelena y José Hernandez, dos personas que han pasado por la prisión.

Nora Mitxelena es una chica de 23 años que ha pasado por un centro de menores y por la prisión de Martutene( Gipuzkuoa) por su actividad política. Con 17 años  pisa por primera vez un reformatorio y con 19 es encausada de nuevo y finalmente pasa solo 7 meses en la cárcel antes de ser absuelta.

José Hernandez es un ex-preso “social” de 25 años que ha pasado más de dos años en la prisión de málaga por un delito informático y por otro contra la salud pública.

Muchas gracias por compartir vuestra vivencia en el blog y que sirva para transmitir vuestra opinión sobre la represión del Estado, la reinserción, situación de las prisiones y la tortura.

(Algunas palabras han sido modificadas por Manifiestoalalocura debido a que parte de la entrevista se ha realizado en Francés y ha sido necesario adaptarlo al castellano para facilitar su comprensión. Todas las preguntas han sido elegidas por ellxs.)

1-En primer lugar, cuando y porqué sois condenadxs:

Nora: Yo tuve varios encontronazos con la justicia antes de ser condenada por primera vez; varias faltas y una condena que me fue conmutada por servicios a la comunidad. Con 17 años participé en una manifestación contra el desalojo de un centro social en el que participaba cerca de mi pueblo y se me acusó de delito de daños y atentado contra la autoridad. Ingresé en el reformatorio durante 9 meses y cuando cumplí la mayoría de edad conseguí terminar la condena allí. Dos años después fui detenida en Guipuzkuoa acusada de facilitar información a un familiar y a otros presxs políticos vascos y de ser una de las coordinadoras del grupo. Por ese motivo fui secuestrada en la prisión de Martutene 7 meses hasta que fue absuelta por falta de pruebas. En el juicio se me vinculó al entorno pro-presxs pero salí sin cargos.

Jose: Mi contacto con la cárcel viene desde muy chico. Mi padre ingresó cuando yo apenas tenia dos años, y con el dos de mis tíos. Mi abuelo también estuvo en prisión. Todos por asuntos relacionados con la venta de drogas. En mi casa sabíamos perfectamente lo que era ir a visitar a alguien a la cárcel. Mi familia vendía y yo coqueteé con las drogas desde joven, pero la primera vez que fui acusado fue por un fraude informático .Fui condenado a 18 meses y una vez allí me sumaron 8 meses más por otro juicio que tenia pendiente. Esta vez por trafico de drogas.La verdad que una vez en prisión tenia dos opciones: O protestar y no salir de allí nunca o hacer lo que me dijesen y tener opción a permisos, estudios etc..la cárcel funciona así. Conseguí salir a los dos años y 4 meses con un contrato de trabajo y durante un tiempo estuve muy controlado. Ahora ya no tengo ninguna pena más.


2-¿Que opinión sobre la cárcel teníais antes de entrar y cual es la que tenéis ahora?

Nora: Bueno, toda mi familia tiene una gran militancia en el movimiento abertzale y han sido varios los miembros de mi familia que han sido condenados por este motivo. Por lo que no tenia buena opinión, pero realmente en la cárcel me di cuenta de el verdadero objetivo que tiene.Destruir a la persona y anularla por completo. Y sobre todo me di cuenta que la cárcel es algo propio del Estado, y que si defendía la creación de un estado propio estaría apoyando la existencia de cárceles. Al día de hoy mi opinión es clara, la cárcel no sirve para reinsertar y es necesario el apoyo a los presxs políticos y sociales hasta destruirlas .

José: Pues mi opinión no ha cambiado mucho. En mi barrio todo el mundo tiene alguien en la cárcel. Yo nunca he visto a un banquero ir a la cárcel, y si entra sale pronto y sin pagar realmente lo que hizo. La gente tiene que agarrarse a lo que sea y evidentemente tiene sus consecuencias. No entiendo que la gente se crea que la cárcel tiene alguna utilidad.


3-¿ En España se tortura?¿ Sufristeis tortura en prisión?

Nora: En España y en cualquier Estado. La tortura está presente todos los días. Y no me refiero solo a ser agredidas, sino al régimen de aislamiento en la detención, al FIES, a la dispersión también es torturar. Yo misma sufrí agresiones, vejaciones y verdadero pánico los 5 días que estuve detenida en Madrid. Sufrí torturas físicas(golpes, tirones de pelo, fui escupida y llegaron al punto de acosarme sexualmente). El hecho de ser mujer y ser vasca les divertía, lo pasé tan mal que deseaba que me enviasen a prisión. El no saber que te puede pasar, ni cuanto tiempo te queda allí es horrible. Una vez en prisión reconozco que no sufrí demasiadas agresiones físicas, pero las psicológicas me hundieron verdaderamente. He necesitado apoyo psicológico hasta para pasear por la calle sola.

José: Pues durante la detención la verdad que se les fue la mano, y en la cárcel tuve algún problema pero lo que más me chocó fue ver a chavales de mi edad que te aseguro que no van a salir nunca de allí, o si salen saldrán muy alterados psicológicamente o con enfermedades. Allí entran 10 personas y solo salen 5. El resto o se queda en prisión o sale por la puerta de atrás. En el tiempo que yo estuve se suicidó un chico y murieron varios presos que cumplían una larga condena. Eso para mí es tortura.

4-¿Creéis en la reinserción social?¿ Cual es vuestra opinión de la gente que se dedica a eso?

Nora: ¿Qué es la reinserción social? Reconozco haber entrado en prisión con una ideología política muy influenciada por mi familia, y en la que la cárcel era algo normal. Pero no se hacía una crítica a la cárcel como la herramienta que utiliza el Estado para esconder lo que estorba. Por eso, pienso, que la reinserción social no sirve de nada, cuando la sociedad en la que vivimos es realmente injusta. En la cárcel empecé a interesarme por el funcionamiento de esta sociedad y creció mi interés por el anarquismo. Como anarquista creo que la reinserción en esta sociedad es imposible, ya que el conflicto de clases existe y la destrucción del estado y de todo lo que nos oprime es imprescindible. Sobre los trabajadores sociales , pues ostia..no son exactamente carcelerxs pero te puedo asegurar que la mayoría de las ocasiones reproducen su labor, y en el 90% de los casos tienen una opinión de que la sociedad necesita cárceles. Creo que la labor debe ir dirigida a eliminar las desigualdades sociales, las injusticias y la dominación y eso está claro como se hace.

José: No creo en la reinserción por parte de los de arriba. Mi reinserción fue por supervivencia. Me veía pudriéndome en la cárcel y claro, es lo que dije antes;  tienes que elegir entre vivir fuera o vivir dentro. Evidentemente en la cárcel no te enseñan eso, eso lo ves tu. De toda la gente que trabaja en la cárcel, solo ví dos o tres personas que ayudasen, el resto eran funcionarios de prisiones o monitores sin ningún tipo de vocación. Todos actúan como verdaderos policías. Esa gente debería ir a los barrios, allí están los futuros presos, jugando en la calle descalzos.


5-¿Os habéis sentidos condenados después de salir de prisión?

Nora: Totalmente, yo y mi familia. Después de salir de prisión he sido identificada constantemente, he sido visitada varias veces por agentes de la autoridad y mi entorno ha sido vigilado. Donde yo vivo, es totalmente normal, porque los y las vascas estamos condenadxs por el mero hecho de serlo, y cualquier contacto que tengamos con otros grupos o personas fuera se ve como una amenaza. Cuando eres retenida en prisión y te advierten que están vigilando a otras personas en Madrid, Barcelona, Galicia, Almería o Burgos y le están preguntando por ti pues te paraliza mucho. Te sientes peligrosa hasta para tus propios compañerxs. Pero esto es normal, significa que nos organizamos y que sabemos actuar como grupo, y eso evidentemente tiene sus riesgos.


José: Pues si, pero no en el sentido de sentirme observado o controlado, a mi lo que me presiona es la sensación de que no puedo salirme del camino marcado porque ya se la respuesta que voy a tener.Y como cada vez te dejan menos opciones pues te planteas muchas veces el protestar o no, el plantearte otra cosa que no sea ser una persona normal y corriente. Juegan con eso, porque saben que existe ese miedo.


6-¿Qué es lo que más os ha marcado?


Nora: Sales totalmente cambiada como persona. No tienes ilusión por nada. Yo solo encuentro ilusión en apoyar a otras personas que están con el mismo problema y de gastar las fuerzas en difundir otro planteamiento de la sociedad. Podría contar mil historias pero no me apetece recordarlas, solo destacaría que de los 7 meses estuve en total unos 3 en régimen de aislamiento y cuando me ví la cara en un espejo de la enfermería después de tantos días no podía dejar de llorar. Ese momento y el día que mi abogado me dijo que volvía a casa.

José: Pues imagínate lo que suponía la cárcel para mi. Mi padre murió allí dentro y para mi familia fue un duro golpe que yo entrase. Consigues hacer muy pocos amigos, la mayoría de la gente se vuelve un depredador. Nos hacen sacar lo peor de nosotros mismos. Está todo mecanizado, los turnos, las comidas, las normas...Todo esta deshumanizado.


7-¿Que opináis de la lucha anticarcelaria?

Nora: Me parece imprescindible. La he vivido siempre desde una perspectiva y desde hace unos años la miro con otros ojos. El apoyo a presxs en el movimiento abertzale es inmenso, es algo que se toma como propio. Pero la crítica a la cárcel como elemento represivo de cualquier Estado es algo que no se concibe aun. Para mi la lucha anticarcelaria es atacar al Estado donde más fuerte se asienta, que a la vez es un circulo vicioso ya que es donde más represión dedica. Me parecen muy dignos todos los colectivos que han apoyado la lucha anticarcelaria y que al día de hoy siguen trabajando esa cuestión. Creo que es una lucha que se ha dejado de lado en el movimiento libertario y que poco a poco está resurgiendo.


José: Pues no estoy muy implicado a nivel político. A nivel social si colaboro en lo que puedo, tratando de sacar a los chavales de algunos asuntos que harán que acaben en prisión. Pero la verdad que desde dentro da muchísima fuerza saber que alguien está acordándose de ti.

8-Muchas gracias por contestar, ¿algo más que queráis decir?

Nora: Yo quería agradecer que hayas realizado esta entrevista, ya que nuestro caso por desgracia es muy común en las cárceles españolas.Es muy importante que haya colectivos,y grupos que apoyen campañas anticarcelerias para difundir lo que ocurre y hacer un seguimiento de presxs. Es una buena labor la que se hace con blogs como este ya que la sociedad no sabe que ocurre dentro de los muros. Me gustaría dedicar esta entrevista a todas las personas encerradas. Askatuta!

José: Gracias a ti y para lo que necesites. Vuelvo a decir lo mismo que antes, que mientras no se arreglen los problemas sociales las cárceles van a estar más llenas cada día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario